Calibrar en un proceso de coaching implica chequear dos tipos de mensaje, el lenguaje verbal y el lenguaje no verbal, y para esto es esencial detectar los cambios que se producen en el interlocutor.

Calibrar el rapport es responsabilidad del Coach. Por un lado, detectar los cambios fisiológicos verbales y no verbales que se producen en la interacción humana. Y por otro, leer esos cambios.

Se dice que existe congruencia en la comunicación cuando el contenido y la relación o (manera de expresarse) forman un bloque coherente. Es decir, cuando los distintos canales de expresión entregan mensajes compatibles.

Cuando nos referimos a la relación (o manera de expresarse) abarca el tono de voz del coachee, la postura corporal, la respiración, los movimientos oculares.

Cuando se produce una incongruencia, se revela un conflicto o inconsistencia. Aquí la persona se encuentra dividida entre dos fuerzas que le tiran y ninguna de las dos alternativas le deja satisfecha.

Para esto, lo primero para el Coach es identificar la incongruencia. Luego clasificarla y luego integrar lo que dice el coachee y el cómo lo manifiesta.

La calibración es una herramienta que nos permite acercarnos más certeramente a completar el contexto en el cual está transcurriendo la comunicación y nos da la posibilidad también de hacer ajustes en nuestros mensajes para lograr una comunicación aún mejor.