En Inteligencia Emocional, el autoconocimiento se refiere a la conciencia que tenemos sobre nuestras propias emociones, sobre nuestros propios estados internos.

Una manera de utilizar el concepto inteligencia emocional durante una sesión de coaching, es través de las líneas de desarrollo, denominado así por Ken Wilber y que en Coaching Integral se denomina CIMAT. Estas siglas corresponden a estas cinco habilidades básicas; Cognición, Interpersonal, Moral, Afecto, Talento.

Calibrar en un proceso de coaching implica chequear dos tipos de mensaje, el lenguaje verbal y el lenguaje no verbal, y para esto es esencial detectar los cambios que se producen en el interlocutor.

¿Qué implica analizar una situación desde un punto de vista sistémico en una sesión de coaching? Pensar de forma sistémica implica que el coach deberá facilitar en el coachee un pensamiento global respecto al objetivo que desea lograr, de modo que el coachee verifique si ese objetivo es adecuado a su contexto y si es ecológico respecto a las consecuencias que esa meta trae.

Rapport en el modelo de Coaching Integral consiste en observar y comprender la relación que tienen las palabras y el lenguaje no verbal con el mapa del coachee. Implica acompañar constantemente en una relación que construye confianza, armonía y cooperación, entendido como proceso sistémico. También reconocer cuál es el sistema representacional que utiliza el coachee para que el coach adecúe sus palabras a su manera de emplearlas. Es decir, a través de la observación, el coach amoldará su lenguaje al lenguaje del coach.

Hay elementos que están presentes en todo intercambio de información. Por ejemplo, ¿qué ocurre si el receptor no entiende lo que estamos diciendo? De acuerdo con el modelo ICI, se trata de una deficiencia del emisor.