Hay elementos que están presentes en todo intercambio de información. Por ejemplo, ¿qué ocurre si el receptor no entiende lo que estamos diciendo? De acuerdo con el modelo ICI, se trata de una deficiencia del emisor.

Atención a lo siguiente: Si su deseo es transmitir cierta información, el coach debe asegurarse por todos los medios de que su mensaje será correctamente comprendido. En este sentido, en caso de ser incomprendido, debiera recurrir a nuevas formas de transmitir el mismo mensaje. Y para esto es importante considerar las interferencias que son parte potencial de cualquier proceso de comunicación. En general, interferencia puede ser definida como un fenómeno que interrumpe la transmisión de información.

Hay interferencias de orden externo; por ejemplo, el ruido de la calle, que es una interferencia sonora, o una súbita tormenta, una interferencia climática que nos obliga a huir del parque. También podemos hablar de interferencias que provienen de los interlocutores implicados en la comunicación. Dentro de esta categoría podemos encontrar estados internos o prejuicios.

Es preferible incorporar las interferencias al proceso de comunicación, y no hacer caso omiso de ellas. De esta forma, no desvía la atención fuera de la comunicación, sino que el proceso de comunicación la integra al contexto en que se desarrolla. Por ejemplo, si durante una sesión de coaching suena el teléfono celular del coachee, el coach haría mejor en integrar a la sesión el hecho de que haya habido una interferencia antes que ignorarlo como si nada hubiese sucedido.