Una manera de utilizar el concepto inteligencia emocional durante una sesión de coaching, es través de las líneas de desarrollo, denominado así por Ken Wilber y que en Coaching Integral se denomina CIMAT. Estas siglas corresponden a estas cinco habilidades básicas; Cognición, Interpersonal, Moral, Afecto, Talento.

El Coach en este caso ayuda al Coachee a realizar una autoevaluación de sus líneas de desarrollo, para un trabajo que apoya el logro de sus metas y objetivos.

El ámbito de la Cognición se refiere sobre todo a las actividades en que procesos de comprensión y aprendizaje están implicados. Podríamos decir que es cómo el Coachee percibe el mundo a través de sus sentidos y le entrega significados.

El ámbito Interpersonal corresponde a la manera en que nos relacionamos con los demás.

El ámbito Moral es aquel en que la acción se nos presenta bajo su aspecto ético, una dimensión importante para darle sentido a nuestras acciones.

El área del Afecto se refiere a cómo vivimos nuestras emociones, y cuál es la relación que mantenemos con ellas.

Y finalmente, podemos decir que el Talento corresponde al área en que desarrollamos nuestros potenciales, en cualquier área que estos potenciales se encuentren.

Aquí el coachee evalúa sus distintas habilidades utilizando valores que van del 1 a 5, esto nos entrega información de cómo el coachee se percibe a sí mismo.

Lineas de desarrollo