Paul Watzlawick fue un psicoterapeuta austriaco cuya teoría de la comunicación humana es parte del modelo del Diplomado de Coaching Integral de Academia Inpact. Esta teoría se basa en la interacción entre personas, y una de las grandes premisas aportada por

Paul Watzlawick es que no existe la “no-comunicación”, o sea, no podemos “no comunicar”. Esto significa que a la hora de comunicarnos no sólo tenemos que prestar atención a las palabras, sino también a los elementos no verbales que utilizamos para comunicarnos.

  1. No podemos no comunicar. Toda conducta humana, incluso el silencio o la inactividad son parte de un sistema de comunicación en funcionamiento. Todo comunica, nuestras expresiones faciales, gestos, silencios, el cuerpo, etc.
  2. Las personas nos focalizamos sólo en nuestro punto de vista. Esto quiere decir que ignoramos los puntos de vista del otro (con quien hablamos). Esto, según Paul Watzlawick, lleva a la interpretación incorrecta que existe una “verdad única” y una interpretación lineal cuando lo que ocurre entre dos personas hablando son interacciones circulares.

Desde este punto de vista, el Coach debe prestar atención a la congruencia entre palabras y mensajes no-verbales del coachee, y puede indagar más hasta conocer la razón de la incongruencia. Al mismo tiempo, si el Coach no muestra esta congruencia el coachee percibirá esto y puede que experimente desconfianza hacia el Coach.

En el Modelo de Coaching Integral se entiende que existe un aspecto referencial y otro aspecto relacional en la comunicación. Mientras el aspecto referencial nos entrega información sobre aquello de lo que se nos está hablando (de qué habla), el aspecto relacional nos entrega información sobre la manera en que debiéramos entender esa información (cómo debe entenderse). De este modo, detectar el aspecto emocional de quien habla, es esencial para entender la congruencia de lo que se comunica.